En psicoterapia usamos en ocasiones las metáforas porque nos proporcionan un cambio de perspectiva, ya que utilizan un lenguaje simbólico que actúa con gran fuerza sobre el inconsciente, aumentando la capacidad creativa de la persona para generar alternativas de solución que la parte racional no es capaz.

El siguiente cuento cumple esta función: “Solos y acompañados”