La autoestima supone la aceptación interna de una persona como tal, sin juicios de valor.
La seguridad en sí misma deriva del sentimiento gratificante que procede de conseguir los objetivos que una persona se propone.
En cualquier caso el éxito debe referirse a metas presentes y futuras –no al pasado-, a la comparación de la persona consigo misma –no con los demás-, y a los esfuerzos realizados más que a los logros obtenidos.

Diferenciamos 10 reglas para mejorar nuestra autoestima.

Leer el artículo completo