El estrés es un hecho habitual en nuestras vidas. No puede evitarse, ya que cualquier cambio al que debamos adaptarnos representa estrés; puede tratarse tanto de sucesos negativos (pérdida del trabajo, enfermedad o muerte de un ser querido), como positivos (enamorarse, cambiar de casa o ascender en el trabajo).

Nuestras experiencias estresoras provienen de tres fuentes básicas: nuestro entorno, nuestro cuerpo y nuestros pensamientos.

No se puede escapar de todas las situaciones estresantes que hay en nuestra vida ni evitar completamente nuestra respuesta innata a las amenazas, pero sí podemos aprender a contrarrestar nuestras reacciones habituales al estrés aprendiendo a relajarnos; una respiración correcta es un antídoto contra el estrés.

Los ejercicios de respiración han demostrado ser útiles en la reducción de la ansiedad, de la depresión, de la irritabilidad, de la tensión muscular y de la fatiga.

Leer artículo completo sobre REACCIÓN AL ESTRÉS Y RESPIRACIÓN