La ansiedad es un conjunto complejo y variable de conductas que se caracterizan por sentimientos subjetivos de aprensión y tensión emocional, acompañados de una intensa activación fisiológica. Tales respuestas se dan ante estímulos tanto externos (del medio ambiente) como internos (pensamientos).

En ocasiones la persona ansiosa reconoce que su reacción es irracional pero, sin embargo, cree que no puede controlarla y se deja arrastrar por ella, o en todo caso hace tímidos intentos para controlarse, aunque acaba sintiéndose impotente ante ella; así llega a creer que su problema es insuperable y que le acompañará de por vida. No es cierto.

La ansiedad es una conducta aprendida y como tal puede “desaprenderse” y sustituirse por otras conductas más adaptativas. Para que esto sea posible se necesita:

  • ­  Comprensión del problema.
  • ­  Convicción absoluta de la necesidad de cambio que se traduce en esfuerzo para el cambio.
  • ­  Un método adecuado (a través de la terapia psicológica).

Leer artículo completo sobre LA ANSIEDAD