Es imposible tener contento a todo el mundo; que toda la gente piense bien de ti (o que toda la gente hable mal de ti).

No importa lo que hagas: siempre va a haber alguien que no va a estar de acuerdo con lo que dices o haces; alguien te criticará, te juzgará.

POR TANTO…

  • Deja de preocuparte por lo que los demás puedan pensar o decir de ti. Lo que piensen los demás es su problema, no tu problema; y dice más de ellos que de ti.
  • El miedo y la vergüenza por lo que vaya a decir el otro te frena para realizar muchas cosas; deja de detener tu felicidad por los demás. Mientras no dañes a nadie, haz lo que te haga feliz.
  • Decide hacer un cambio en tu vida y deja de pensar en la opinión de los demás; lucha por tus sueños, ocúpate en tus proyectos.
  • Si quieres que el mundo sea mejor, no esperes a que los demás cambien, empieza por ti. El primer paso hacia el éxito es olvidarte de la opinión de los demás.